David Hoyos

«Llevamos 20 años diciendo que este modelo no sirve, y, aun así, no hemos sido capaces de revertir esta decisión más política que técnica»

talaia11 david hoyos David Hoyos: Doctor Europeo en Economía por la UPV/EHU, Master en Economía del Desarrollo por la Universidad de Manchester. Profesor Agregado en el Departamento de Métodos Cuantitativos de la Facultad de Economía y Empresa. Investigador asociado de EKOPOL, HEGOA y BC3. Miembro del Comité de Expertos de la Cátedra UNESCO sobre desarrollo sostenible y educación ambiental de la UPV/EHU.
 

La pandemia nos ha hecho ver la realidad del modelo de movilidad imperante en la actualidad,  al comprobar que un virus es capaz de extenderse por todo el planeta en pocos meses. ¿Cuáles son los principales rasgos de este modelo?
Lo primero a destacar es que tenemos un modelo basado en la hiper-movilidad. El hecho de que nos movamos muchas veces, para muchas cosas, permite que un virus se transmita con tal rapidez.
Respecto a los principales rasgos de este modelo, diría que se sostiene en una ampliación constante de la oferta de transporte, y que el protagonista de esa demanda sigue siendo el automóvil.


El actual sistema vasco de transportes se basa en el predominio de los vehículos privados, del automóvil. Euskal Herria es uno de los territorios con más kilómetros de carreteras construidas por km cuadrado de toda Europa. ¿Por qué las instituciones han trabajado desde esa visión? ¿Qué intereses ha habido detrás?

Las instituciones vascas han seguido una lógica en la planificación del transporte basada siempre en ampliar la oferta y en ceder cada vez más espacio al automóvil.
Digamos que esto no es un fenómeno exclusivamente vasco. Este proceso viene de los años 60, y sitúa al automóvil, no ya sólo como el medio de transporte hegemónico, sino además como símbolo de progreso y de estatus. De alguna manera, nuestra forma de ver las ciudades ha ido transformándose, tratando de encajar continuamente el coche en ellas. La cuestión es que, el intentar encajar en lugares con densidad de población tan elevadas, modos de transporte tan ineficientes en el uso del espacio (como el vehículo privado), genera innumerables problemas.
Desde las instituciones vascas, supongo que se ha jugado con cierta inercia, y se ha seguido una lógica en la planificación del transporte basada siempre en ampliar la oferta y en ceder cada vez más espacio al automóvil. Esto también ha generado intereses por parte del sector de la construcción, que ha visto en este tipo de obras de infraestructuras un negocio que mueve grandes cantidades de dinero.


Es evidente que este modelo no es sostenible en términos ecológicos, es contaminante, es perjudicial para la salud… pero tampoco es posible de mantener, ya que hace años que superamos el pico de petróleo. ¿Estamos obligados a un cambio?

El automóvil es el modo de transporte que más energía y espacio consume, el que más contamina
Es claro que la insostenibilidad del actual modelo está estrechamente relacionado con las características propias del automóvil, que es el modo de transporte que más energía y espacio consume, el que más contamina, y el que más accidentes provoca.
Pero también es claro que el cambio nos viene sí o sí. La única cuestión ahora es si somos capaces de adelantarnos a esto, y de hacer una transición más o menos tranquila y planificada, o, de alguna manera, el sistema nos va a colapsar encima.  Tanto el tema del pico del petróleo, como la propia ineficiencia del trasporte, nos hace ver que el vehículo privado tiene poco futuro, sobre todo en los ámbitos urbanos. Y es algo que tiene que cambiar, incluso si los vehículos fueran eléctricos. No es una cuestión sólo de petróleo, sino que es una cuestión de eficiencia en el uso del espacio.


La alternativa a los coches privados es el transporte público. Pero este sufre problemas y deficiencias. ¿Cuales serían los más destacables?

La cuestión ahora es si somos capaces de hacer una transición más o menos tranquila y planificada, o el sistema nos va a colapsar encima
La alternativa, evidentemente, es fomentar el uso del transporte público. Pero, siempre añado que,  si partimos del diagnóstico de la hiper-movilidad, el objetivo número uno de la movilidad sostenible debería de ser reducir la movilidad motorizada y que ésta sea trasvasada del automóvil al transporte público.
El problema es que es habitual que la clase política se apunte tantos en nombre de la movilidad sostenible por el hecho de aumentar la oferta de transporte público, pero no vemos que esto se vea acompañado de la reducción en el uso de otros modos de transporte. Por lo tanto, lo que acabamos teniendo es, simplemente, más transporte motorizado y con ellos mayores impactos socioeconómicos y ambientales negativos.
Respecto a los problemas y deficiencias, siempre que hablo del modelo de transporte en la CAV  digo que el mayor inconveniente que tiene es el reparto competencial. Porque una de las cosas que requiere la planificación del transporte, es que haya una coordinación entre sus diferentes modos. Sin embargo, este reparto competencial desigual, donde el transporte por carretera depende de las diputaciones, el transporte por ferrocarril del gobierno vasco (y en parte del Estado), los autobuses, que dependen por una parte de los ayuntamientos (en los entornos urbanos), y, por otra,  de las diputaciones (en lo que es el resto de la provincia), hace que muchas veces veamos competencia (en lugar de coordinación) entre las distintas opciones. No se complementan, sino que pasan a competir entre sí, en juegos de suma 0. 


Y, ¿cuales deberías de ser los ejes de un nuevo modelo de trasporte sostenible?

Deberíamos utilizar la ordenación del territorio como aliado en la consecución del objetivo fundamental de reducir la movilidad

Para promover la movilidad sostenible, hay una herramienta de planificación que se llama la jerarquía del transporte, que es muy sencilla: en primer lugar, reducir la movilidad. En segundo lugar, trasvasar la movilidad motorizada del vehículo privado al transporte público. Y en tercer lugar, mejorar la ecoeficiencia de los desplazamientos. Y para ello es central la creación de cercanía, hacer innecesario el movimiento motorizado: por ejemplo, favoreciendo el pequeño comercio de cercanía, etc.

Una de las principales apuestas de la administración vasca ha sido el del Tren de Alta Velocidad, con el cual eres muy crítico. ¿Por qué? Y, ¿qué se puede hacer a estas alturas?
Para empezar, destacaría que es un modelo de políticas antiguas, ya que apuntala el modelo de hiper-movilidad del que hablábamos antes.
Por otro lado, en todos los análisis que hemos hecho, encontramos que es un modelo ineficiente en lo económico (es carísimo), insostenible en lo ambiental, e injusto en lo social (favorece la demanda de transporte de una pequeña parte de la población, que es además, la de mayor renta). Por lo tanto, desde mi punto de vista, tiene todas las características que no queremos de ninguna manera para el transporte público.
A estas alturas, ¿qué se puede hacer? Esta es un pregunta difícil, porque llevamos 20 años diciendo que este modelo no sirve, y, aun así, no hemos sido capaces de revertir esta decisión más política que técnica. Creo que tarde o temprano, habrá que reconvertir el trazado actual y adaptarlo a las características de un ferrocarril convencional. Ya lo propusimos en su momento, buscar paradas intermedias en cabezas de comarca... aunque esto seria caro y difícil. Por eso diría convertirlo en un ferrocarril convencional, o pararlo.

Las ciudades tienden a metropolizarse. Esto refuerza el modelo de hiper-movilidad del que hablabas antes. ¿Cómo responder a este reto?

Creo que la superación del modelo anterior de movilidad pasa por articular nuestra vida diaria en el entorno donde vivimos
Creo que deberíamos utilizar la ordenación del territorio como aliado en la consecución del objetivo fundamental de reducir la movilidad. Por ello, desde el sector público, lo que deberíamos de hacer es dotar a la ciudadanía de accesibilidad a los servicios públicos. Por poner un ejemplo, no es lo mismo diseñar un sistema de salud donde todo el ámbito metropolitano de Bilbao reciba la atención pública en un único hospital, que fomentar centros de salud en los barrios, de tal manera que la ciudadanía no tenga que desplazarse para acceder a este servicio. Lo mismo se puede trasladar a los servicios administrativos del ayuntamiento o de la comunidad autónoma. En la medida en que acercas esos servicios a la ciudadanía, los haces más accesibles, y evitas desplazamientos mediante medios motorizados. Por lo tanto, la clave, desde mi punto de vista, para responder a los retos del modelo de ciudad, es la idea de cercanía. El ser capaces de acercar  servicios a la ciudadanía, evitando así los desplazamientos  mediante medios motorizados. Y, en última instancia, recuperar el modelo de ciudad para las personas.

Al tiempo que las ciudades se metropolizan, incrementan las desigualdades territoriales.  Las zonas rurales se despoblan, pierden actividad económica… ¿en qué medida el sistema de transporte actual contribuye a profundizar esas tendencias?
No me atrevería a aventurar una opinión muy clara. Lo que sí creo es que el modelo en el que la zona rural se convierte en un dormitorio para los habitantes de la ciudad, contribuye a apuntalar el sistema de movilidad actual, con grandes desplazamientos (normalmente en vehículo privado) que se dirigen a las ciudades.
Creo que para contrarrestar esta desigualdad territorial habría que atender a las necesidades de las zonas rurales, más desde el punto de vista de la actividad económica que del de las comunicaciones. Porque si lo único que haces es mejorar las comunicaciones para las zonas rurales, esto hace que haya mucha gente que vea en estas mejores comunicaciones una oportunidad para desplazar allí su lugar de residencia, ahondando en el problema.  Las comunicaciones siempre funcionan en un doble sentido: del mismo modo que acercas la zona rural a la metrópoli, acercas la metrópoli a la zona rural.
De nuevo, la clave está en esa idea de cercanía. Creo que la superación del modelo anterior de movilidad pasa por articular nuestra vida diaria en el entorno donde vivimos. Para ello se deben poner en marcha las actividades económicas necesarias, para que los que viven las zonas rurales también puedan trabajar en ellas y haga innecesaria la hiper-movilidad actual.

Tags: hiri eredua, mugikortasuna

Hemen gaude

IPAR HEGOA FUNDAZIOA
Rekalde Zumarkalea, 62 -behea P.K. 48010 BILBO
94 470 69 00 info@iparhegoa.eus


twitter youtube mastodon


 

 

Hizkuntza-Idioma