Asbjørn Wahl

Sindicatos y cambio climático


talaia08 Asbjørn Wahl Asbjørn Wahl es un sindicalista y escritor político, orador y activista. Hasta hace poco, fue Presidente del Comité de Transporte Urbano de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF) y ha sido Presidente del Grupo de Trabajo de la ITF sobre Cambio Climático durante casi diez años. Es miembro del Grupo Asesor Global de la red Sindicatos por la Democracia Energética.


Este artículo se publicó originalmente en inglés en Global Labor Column Nº 325, en noviembre de 2019.


El cambio climático es un problema sindical. Eso es lo que cada vez más, y con razón, nos han dicho los líderes sindicales internacionales en los últimos diez o quince años. Si bien las negociaciones intergubernamentales sobre el cambio climático se remontan a la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro en 1992 y a la primera Conferencia de las Partes (COP) en Berlín, 1995, solo hace unos 15 años que la representación sindical en las conferencias de la COP llegó a alrededor de 100 delegados. Desde entonces, la representación ha ido en aumento y hemos visto una creciente actividad sindical en temas de cambio climático.

Esta actividad se ha centrado especialmente en la dimensión social del cambio climático y las políticas de cambio climático. Por lo tanto, el enfoque se ha centrado más en los efectos de la prevención y mitigación del cambio climático sobre los trabajadores que en las políticas para reducir realmente las emisiones de combustibles fósiles. Sin embargo, los sindicatos, así como los organismos gubernamentales, no pueden valorarse solo en función de sus actividades, sino que deberían valorarse principalmente en función de lo que se ha logrado en términos de prevención y mitigación del cambio climático y sus consecuencias sociales. En este sentido, debemos admitir que el movimiento sindical no ha podido liderar la lucha contra el cambio climático.

Déficit político

El principal problema al que nos enfrentamos hoy es que hay muy pocos cambios en términos de prevención del cambio climático. Aún peor que eso, todavía nos movemos en la dirección equivocada. Las emisiones y la temperatura están aumentando, la transición energética no está en marcha. En la Cumbre de París (COP21 en 2015), se concluyó el primer acuerdo global para combatir la crisis climática, pero hasta ahora, la mayoría de los países están lejos de cumplir sus compromisos voluntarios.

Por lo tanto, la transición hacia una economía baja en carbono simplemente no está sucediendo. Los gobiernos han estado negociando durante más de 25 años para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), pero las emisiones no se han reducido. Han aumentado bastante, en más del 60% desde 1990, y todavía están aumentando. Las emisiones de transporte han aumentado un 120% en los últimos 30 años, y también siguen aumentando en todo el mundo, incluso a un ritmo que supera los recortes que se dan en otros sectores económicos. La energía renovable ha estado creciendo, pero también lo ha hecho el combustible fósil. En 2018, el 70% de la nueva demanda mundial de energía se cubrió con carbón, petróleo y gas. Por lo tanto, las emisiones no alcanzarán su punto máximo en 2020 como sería necesario. Se espera que aumenten hasta 2030 y tal vez más allá.

Si bien el Acuerdo de París creó optimismo entre muchos, este optimismo ha sido reemplazado en gran medida por una sensación de desesperación. Hay una conciencia creciente entre todos los movimientos sociales progresistas de que la política actual de energía y clima está lejos de lo que necesitamos. Las enormes movilizaciones que hemos visto entre alumnos y estudiantes durante el último año es solo un ejemplo de que el estado de ánimo está cambiando entre las personas. Partes del movimiento sindical apoyaron o participaron en estas movilizaciones, pero no tomaron la iniciativa en esta lucha.

“Asumir la complejidad no es por tanto una opción, sino un requisito para la acción política”

Dada esta alarmante situación, deberíamos preguntarnos: ¿por qué nuestros gobiernos durante los últimos 25 años no han podido ponerse de acuerdo sobre las medidas necesarias, y aún más, no han podido hacer lo que la ciencia nos dice que es necesario para evitar una catástrofe climática? No es por falta de soluciones. La crisis climática puede prevenirse. Tenemos lo que se requiere en términos de tecnología y conocimiento para evitar una catástrofe climática. El poder de traducir las palabras en acciones es el mayor desafío, sobre todo para el movimiento sindical.

Durante los más de 25 años del proceso de la COP, hemos visto que el gran petróleo, las grandes finanzas, los gobiernos neoliberales y las fuerzas del mercado no han podido resolver estos problemas a nuestro favor. Las compañías de combustibles fósiles se encuentran entre las compañías más grandes y poderosas del mundo. Están ejecutando un enorme poder económico y político para evitar políticas que perjudiquen sus intereses económicos. En otras palabras, se han creado unos intereses concretos en esta lucha. Por lo tanto, solo una presión masiva desde abajo, de una amplia coalición de sindicatos y otros movimientos sociales puede salvarnos de la catástrofe climática.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático concluyó el año pasado que, para mantenerse dentro de los 1.5 grados, el CO2 causado por los humanos desde los niveles de 2010 tendrá que caer aproximadamente un 45% hasta 2030. Por lo tanto, las emisiones deberán alcanzar su punto máximo dentro de un par de años. Lo que hace que este desafío sea aún más exigente es que la inversión para conseguir nueva capacidad de energía limpia está disminuyendo. Cayó un 8% de 2017 a 2018, y la razón es clara: los márgenes de ganancias se están reduciendo y los inversores están yendo a otra parte.

Necesidad de un cambio programático

Por lo tanto, el enfoque neoliberal centrado en el mercado para la protección del clima ha fracasado espectacularmente. Este fracaso requiere un "cambio programático" por parte del movimiento sindical internacional, uno que desvíe el enfoque del "crecimiento verde" orientado al mercado hacia una posición que reclama energía para la propiedad pública y el control democrático. Es hora de comenzar a explorar formas para poner el foco en el desarrollo de compromisos políticos de clase y contenido programático claro. Los trabajadores de las industrias de combustibles fósiles y sus comunidades locales, necesitarán solidaridad de todos nosotros para asegurar una transición justa hacia un futuro libre de fósiles, con empleos alternativos seguros, salarios dignos y seguridad social.

“Atravesamos un momento especialmente crítico, no solo para las mayorías sociales y el planeta en su conjunto, sino también para el propio capital”

Debido a que las medidas para combatir el cambio climático requerirán grandes cambios en la sociedad, nos enfrentamos a una gran lucha social, a una lucha para definir qué tipo de sociedad queremos. Un enfoque limitado a cuestiones de política ambiental simplemente no será suficiente. La lucha por el clima y el medio ambiente, por lo tanto, debe ponerse en un contexto político más amplio. Se necesita un enfoque crítico del sistema. Cada vez más, se cuestiona todo nuestro modelo social, la forma en que producimos y consumimos. La salida de la crisis climática requiere un cambio de sistema y esto solo se puede lograr si somos capaces de cambiar considerablemente el equilibrio del poder en la sociedad.

El movimiento sindical tendrá que desempeñar un papel decisivo en esta lucha, debido a su posición estratégica en la sociedad. Sin embargo, los sindicatos están a la defensiva en todo el mundo y están bajo la inmensa presión de fuertes fuerzas económicas y políticas. A pesar del enorme cambio que ha tenido lugar en el equilibrio del poder a favor de los intereses capitalistas, la mayoría del movimiento sindical ha seguido aferrándose a la ideología y al método del diálogo social como su principal método de influencia, algo que, por el momento, da muy pocos beneficios a los sindicatos.

En los últimos años, muchos sindicatos se han comprometido con la justicia climática, pero sin una política clara sobre energía (que es la principal fuente de emisiones y calentamiento global) para acompañar esos compromisos. Este déficit político no es solo un problema para los sindicatos progresistas, es un problema para toda la izquierda internacional. Por ejemplo, las fuerzas progresistas se centran mucho en los objetivos climáticos, las demandas de creación de empleo y todos los aspectos de la justicia social, pero se ha prestado mucha menos atención al desarrollo del tipo de políticas necesarias para cumplir estos ambiciosos compromisos y la movilización social que se requiere para alcanzarlos.

“Un capitalismo del siglo XXI que, ahora ya sin tapujos, pretende derribar toda barrera a los mercados capitalistas”

Esta lucha contra el cambio climático no es una lucha adicional que el movimiento sindical debe asumir además de luchar contra la austeridad y la desigualdad. Es, y será cada vez más, una parte importante de la misma lucha. Si el cambio climático no se detiene, o se limita al objetivo de 1.5oC o 2oC, que está a nuestro alcance si actuamos con rapidez y fuerza, en realidad se convertirá en el asesino número uno. Destruirá comunidades y conducirá a una enorme degradación social. La redistribución de la riqueza de abajo hacia arriba quedará todavía más lejos, incrementará enormemente la pobreza y provocará crisis de migración de dimensiones desconocidas. Nuestra lucha para evitar un cambio climático devastador es, por lo tanto, una parte importante de la lucha basada en intereses de clase, sobre qué tipo de sociedad queremos.

Hemen gaude

IPAR HEGOA FUNDAZIOA
Rekalde Zumarkalea, 62 -behea P.K. 48010 BILBO
94 470 69 00 info@iparhegoa.eus


twitter youtube mastodon


 

 

Hizkuntza-Idioma